Ayudemos a que Enrique cumpla su sueño en Berklee

Hola, Soy Enrique Luis Mariño Aroni, tengo 17 años y, a pesar de las dificultades que se me han presentado en la vida estoy a un paso de poder cumplir mi sueño. Soy excelencia académica a nivel nacional y mi pasión es la música, toco cuatro instrumentos y me gusta mucho cantar. He participado en muchos concursos y a los 15 años logré ingresar en la Universidad de Berklee College of Music en Boston, Estados Unidos, tras participar de una rigurosa audición y evaluación. Desde que tengo uso de razón supe que quiero dedicarme a la música y me esfuerzo cada día para conseguirlo.

Durante toda mi vida me he sentido diferente al resto de personas, me costó bastante socializar y, cuando era pequeño, algunos niños hacían burla de mí, no me caracterizaba por tener muchos amigos en aquel entonces. En mi familia no hemos tenido la suerte de gozar con una buena situación económica, pero mis padres han hecho todo lo posible para concederme las mejores oportunidades. Me apoyaban con todo lo que estaba dentro de sus posibilidades. Periódicamente visitaba a una señora que hablaba conmigo sobre mis experiencias, le interesaba mucho saber cómo me sentía y que pensaba respecto a mi entorno y la vida: solo ella y mis padres me podían hacer sentir mucho mejor en los momentos difíciles. Cuando descubrí la música sentí por primera vez que mi vida tomaba el rumbo ideal, empecé a sentirme mucho mejor con todos los que me rodeaban y me di cuenta de que no quería dejarla. Mis padres me apoyaban y se les veía muy felices con mis avances a pesar de nuestra situación.

Sin embargo, no tardó en aparecer una nueva calamidad: en el año 2017 me quedé in hogar. El fenómeno del niño que azotó al Perú provocó huaicos en todo el país. Uno arrasó con mi casa y tuve que vivir en una carpa varios meses. Después, el estado nos otorgó un módulo prefabricado. Hasta ahora continuamos en la espera de una reubicación. Por muchos años deseé poder asistir a un colegio de carácter inclusivo y  que se preocuparan por ayudar a desarrollarme, era un sueño poder tener una educación de calidad. A pesar de todo, nunca me sentí completamente solo, la ayuda incondicional de mis padres me daba fuerza para poder salir adelante y esforzarme cada día en ser una mejor persona y perseguir mis sueños.

Mi mamá llama “milagros” a los momentos más especiales que he podido vivir. El primero llegó cuando tuve la oportunidad de ingresar al proyecto de Sinfonía por el  Perú. Esa fue la primera vez que me sentía bien en un grupo de personas, todos hablábamos un mismo idioma; la música, compartíamos nuestra pasión y tuvimos la dicha de ser parte de presentaciones y conciertos junto a uno de los mejores tenores en la actualidad, Juan Diego Flórez. El segundo milagro se produjo cuando a mi mamá le llegó la noticia de que existía la posibilidad de presentarme en un examen de rendimiento para ganar una beca en el Innova Schools. Por mucho tiempo pensé que era algo imposible de lograr, ya que nunca tuvimos la capacidad económica y la admisión era muy costosa. Gracias a la ONG Perú Champs pude presentarme al examen y obtuve mi beca para acabar el colegio con la mejor educación.

Mis padres se esforzaban mucho para darme oportunidades y cubrir todos los gastos que ameritaban estar en un colegio con formación de calidad. Mi padre trabajaba 16 horas todos los días como chofer de transporte público y mi madre dejó su trabajo de docente para incursionar en la cocina y repostería y así poder estar más atenta a mi desarrollo. Yo me levantaba a las 5 de la mañana para poder cruzar la ciudad e ir a mi nuevo colegio, me esforzaba mucho en las horas de clase para poder estar a tiempo en mis ensayos de instrumento, coro y orquesta en las tardes. Llegaba todos los días a las 9 de la noche a mi casa para hacer mis tareas y cumplir con los deberes.

Gracias a la instrucción que recibí en mis últimos años escolares pude desarrollar múltiples habilidades. Aprendí muchas cosas nuevas y mejoré mi nivel de matemáticas y ciencia, aprendí inglés y desarrolle aún más mi talento musical. Con trabajo y dedicación logré ingresar en 5 universidades, gané una beca en la Pontificia Universidad Católica del Perú y un ingreso en el Conservatorio Nacional de Música. Volví a hacer una audición para la universidad de Berklee College of Music en Boston, a la cual había ingresado a los 15 años. En esta oportunidad obtuve 15 mil dólares de beca. Fue en ese contexto que se me reveló la razón por la que me había sentido diferente durante toda mi vida.

Mis padres me contaron que vivía con una condición llamada Síndrome de Asperger. Al parecer, cuando nací manifesté problemas de desaceleración cardiaca. En mis primeros meses de vida se me presentó retraso en el desarrollo psicomotriz y fui mal diagnosticado con Autismo, por conductas como ecolalia (repetición de sonidos y periodos de ausencia de la realidad). Tuvieron que pasar unos años para que, mediante evaluaciones médicas y psicológicas, los médicos se dieran cuenta de cual era mi verdadera condición. Después de saber todo eso entendí muchas cosas, pero lejos de sentirme angustiado, triste o enojado; me sentí libre. Por fin pude entender porque toda la vida me vi y percibí diferente al resto de personas que compartían un espacio conmigo. Amo a mis padres más que a nada en el mundo, pues nunca dejaron de buscar las mejores formas para tratarme y lograr que mi desarrollo sea lo mejor posible.

Toda mi vida ha estado llena de obstáculos que me he visto en la necesidad de superar. Gracias a mis mentores, maestros y el esfuerzo de mi familia tengo la oportunidad de estar a punto de cumplir mi sueño. Y gracias a la música he podido superar todos los momentos en los que no encontraba salida, cada vez que me he sentido perdido la música ha sido mi aliada; y cada vez que me he sentido frustrado, ha sido mi terapia. Hoy, soy consciente de que no existe ningún obstáculo ni condición que se pueda interponer en mi camino, si mis metas son mis sueños. Ahora, con todas las ganas de poder cumplirlos, me encuentro en la búsqueda de financiamiento para poder cubrir los 60 mil dólares anuales que requiero para estudiar la carrera que anhelo en la mejor universidad de música del mundo, comprometido como siempre a dar lo mejor de mí y así no solo servir de inspiración, sino en un futuro hacer un efecto multiplicador de oportunidades para niños y jóvenes que con su talento puedan contribuir a una sociedad mejor.

Gastos necesarios para mi beca:
1.  Matricula: $44,360.00
2. Tarifa: $1,300.00
3. Paquete de software: $1,285.63
4. Sala y comida en el campus: $18,640
5. MacBook Pro comprado por Berklee: $2,278.73
6. Interfaz de audio  ProSonos AudioBox iTwo: $134.94
7. Plan de seguro de salud para estudiantes de Berklee: $2,500.00
8. Gastos personales: $1,203.00
9. Transporte: $967
10. Libros: $474
11. Tasas de préstamos federales Stafford: $56
COSTO TOTAL: $73,321.48
  • #1 fundraising platform

    People have raised more money on GoFundMe than anywhere else. Learn more

  • GoFundMe Guarantee

    In the rare case that something isn’t right, we will refund your donation. Learn more

  • Expert advice, 24/7

    Contact us with your questions and we’ll answer, day or night. Learn more